esenfritpt
Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

Otros O.O.Parts

Otros OOPARTS y Enigmas arqueológicos alrededor del mundo

«Objetos Imposibles»

Algunos artefactos –supuestamente fabricados por seres humanos– no deberían existir. Al menos, no encajan en la imagen de la historia que sustenta la ciencia oficial y desconciertan por su refinada fabricación, su misterioso significado y uso.
Son piezas pertenecientes a distintas épocas. En algún caso, como el del martillo incrustado en una piedra, tienen 140 millones de años.



Estos objetos no son una quimera. De hecho, se exponen en Mystery Park –el parque temático de Erich von Däniken–, en Interlaken (Suiza).
Los hombres que han logrado reunir casi 400 de estas piezas provenientes de todo el mundo son los austriacos Klaus Dona (unsolved-mysteries.net) y Reinhard Habeck.

Después de recorrer todos los rincones del planeta y de ganarse la confianza y la amistad de varios coleccionistas privados, además de apoyarse en sus contactos con diferentes museos, Klaus Dona reunió la mayor Muestra del mundo de estos objetos, que algunos clasifican en el apartado «fuera del tiempo».
También eligió un nombre muy apropiado para esta insólita Muestra: Unsolved Mysteries (Misterios sin resolver)
Coincidiendo con esta fascinante Exposición, en el propio Mystery Park se daban cita algunos de los mayores expertos mundiales en tales objetos.

El que escribe estas líneas no puede ocultar su admiración: en las vitrinas muy vigiladas de la exposición lucen piezas de barro o cerámica que representan supuestos dinosaurios, aunque la ciencia sostiene que éstos desaparecieron millones de años antes de la aparición de la especie humana. Son las increíbles figurillas de Acámbaro (México).
Otros de los objetos «imposibles» de esta exposición son los cráneos de cristal, cuya talla requiere una avanzada tecnología. Hasta hace poco tiempo se pensaba que tales joyas sólo existían en América, pero la holandesa Joky Van Dieten ha descubierto cráneos similares en Shi Thing Er, al sudoeste de Mongolia y en Ucrania.

La hipótesis de la existencia de una tecnología avanzada en la antigüedad fue refrendada por Reinhard Habeck. Éste realizó un exhaustivo estudio del templo de Hathor (Dendera, Egipto), en cuyas paredes aparecen objetos semejantes a bombillas eléctricas.

«Lo más interesante –según Habeck– es que algunos jeroglíficos parecen contener explicaciones técnicas sobre electricidad».
En el sur del Bolivia, el investigador italiano Giancarlo Bonfanti encontró máscaras y pipas de fumar de piedra volcánica. Otros artefactos, como algunas flautas, estaban hechos de tierra cocida recubierta por una especie de barniz negro.
«La técnica de fabricación es desconocida», nos explicó Bonfanti, que atribuye dichos objetos a «una civilización ignorada», aunque muestren similitudes con algunas piezas etruscas.

Mientras buscaban diamantes, los nativos de Sierra Leona (África) descubrieron esculturas de piedra de entre 40 y 70 cm de altura, a 50 m de profundidad. Son figuras antropomorfas y zooantropomorfas llamadas Nomoli.

Las estatuas pueden tener cerca de 17.000 años de antigüedad y fueron investigadas por el aventurero y escritor italiano Angelo Pitoni.
Una de las estatuillas Nomoli posee una cavidad con una pequeña esfera metálica. Según Adriano Forgione, director de la revista italiana Hera, los análisis de la esfera revelaron una composición de cromo y acero.

Los arqueólogos dicen que, en aquella época, aún no se trabajaban los metales y mucho menos el acero. Además, la pieza plantea otro enigma: ¿cómo entró la esfera dentro de la piedra?

Según Forgione, «una leyenda cuenta que un pedazo del cielo se transformó en piedra, se quebró y cayó sobre la tierra. En Sierra Leona se han encontrado otras ‘piedras del cielo’, de color azul. En su composición se ha detectado iridium, un metal que no existe en la Tierra y solamente se ha descubierto en los meteoritos».

Otros casos:

  • William J. Meister, un coleccionista de fósiles no profesional, descubrió en junio de 1968 lo que podría ser el fósil de una huella humana más antiguo que se ha encontrado. Se trata de una impresión sobre piedra que tendría entre 300 y 600 millones de años. Por supuesto que semejante afirmación queda en oposición con todas las teorías conocidas sobre la aparición de los hombres en nuestro planeta. Lo cual, dado que la huella existe de verdad —por lo menos parece serlo— ha generado, como otras cuestiones que nunca se terminan de aclarar científicamente, una gran discusión.

Meister estaba de expedición en Antelope Spring, un sitio ubicado a casi 70 kilómetros de Delta, en el estado de Utah, Estados Unidos de Norteamérica. Lo acompañaban sus esposa y dos hijas. Ya habían encontrado varios fósiles pequeños cuando Meister golpeó con su martillo de geólogo una losa de unos cinco centímetros de espesor, partiéndola de plano en dos, como se abre un libro. Allí estaba la huella. Como suele suceder en todo fósil que ha quedado atrapado en un sedimento, ambos lados del bloque muestran la marca de una sandalia, una en positivo y la otra en negativo, del tamaño normal de un pie humano. Esta pisada es muy particular, porque ha aplastado bajo su suela ni más ni menos que trilobites. Los trilobites pertenecen a un orden extinto, pariente de los arácnidos y los crustáceos marinos como los cangrejos y langostas, que floreció hace unos 320 millones de años y se extinguió por completo hace 280 millones de años. Como se sabe, se piensa que los humanos, como especie, existimos desde hace entre 2 y 3 millones de años. Es imposible que un humano, y menos uno calzado con una sandalia, haya aplastado un trilobite al mismo tiempo que dejaba su huella para la posteridad.

La sandalia que habría aplastado al trilobite vivo tenía 25,2 cm de largo y 8,4 cm de ancho. El talón está ligeramente más hundido que la suela, tal como es normal en una huella humana. Meister llevó la piedra al profesor de metalurgia Melvin Cook, de la universidad de Utah, quien le recomendó que le mostrara el espécimen a los geólogos de la universidad. Pero Meister no pudo encontrar ninguno dispuesto a examinarla. Se dirigió un periódico local, llamado The Desert News, que publicó un artículo. En poco tiempo la noticia recorrió los Estados Unidos, recibiendo gran atención. El día 20 de julio de 1968 el Dr. Clifford Burdick, geólogo de Tucson, Arizona, examinó el sitio del hallazgo, encontrando de inmediato otra huella, con la impresión del pie de un niño sobre una base de pizarra. "La impresión", dijo, "tenía más o menos 14,4 cm de longitud y mostraba los dedos del pie abiertos, como si nunca hubiese usado calzado, que causa que los dedos se mantengan juntos. El pie no parece haber tenido mucho arco y el dedo pulgar no es muy prominente".

El Dr. Burdick determinó: "La roca se fracturó en el lado delantero de los dedos antes de que yo hallara el fósil. En esta sección se ve que la estructura de la roca está formada por láminas finas o planos de pizarra. Cuando los dedos presionaron sobre el material blando, las láminas fueron presionadas hacia abajo de la horizontal, indicando el peso que presionó sobre el lodo.
Dean Bitter, un docente de la escuela púbica de Salt Lake City declaró que encontró, en agosto de 1968, más marcas de calzados o sandalias en el área de Antelope Spring. Pero no había trilobites aplastados por estas huellas, aunque sí se encontró uno pequeño cerca de las marcas de pisadas, en la misma roca.

  • Además, se puede ver el intrigante martillo de hierro incrustado en un pedazo de roca hace 140 millones de años. Se trata del «Martillo de Texas», descubierto en 1832. Un análisis metalúrgico realizado en el Laboratorio Battelle, en Ohio (en 1982) reveló que el objeto estaba compuesto por un 96,6% de hierro; 2,6 % de cloro y 0,74% de azufre. «Ninguna tecnología del pasado pudo conseguir un grado tan elevado de pureza en una aleación de hierro», mantiene Baugh.

 

  • En EE UU, hace dos décadas ya se descubrieron varios fragmentos de cráneos humanos dentro de una roca de 280 millones de años. Y el periodista Ed Conrad halló otros objetos «anómalos» fosilizados desde hace millones de años, como una mandíbula y una tapa de cráneo que, por sus dimensiones, debieron pertenecer a un gigante.
  • En el siglo XVI, año 1572, un clavo de hierro de 18 centímetros, fue encontrado en la roca de una mina del Perú. Se regaló de recuerdo al Virrey español del Perú. La antiguedad de la capa geológica de donde se había sacado se estima entre 75 000 y 100 000 años.

 

  • Entre 1786 y 1788, cerca de Aix-en-Provence, varios hallazgos se hicieron en una cantera de calcáreo, donde las capas de rocas alternan con estratos de arena y arcilla.  A unos quince metros bajo el nivel del suelo, en una capa de arena, unos obreros encontraron primero trozos de columnas y bloques labrados; luego más abajo, piezas metálicas parecidas a monedas, mangos de herramientas de madera petrificada y una gran tabla de madera también petrificada. El conjunto tendría 300 millones de años, si se admiten las teorías clásicas de la geología, en cuanto a la formación de las rocas y el plazo de petrificación.
  • En el año 1844, en Escocia, entre los ríos Tweed y Rutherford, a 2,5 metros de profundidad unos obreros encontraron un hilo de oro incrustado en la roca. Fue expuesto en la sede del periódico local, el Kelso Chronicle.

 

  • Otro clavo de hierro fue encontrado, a mediados del siglo XIX, año 1845, en un bloque de piedra de la cantera escocesa de Kingoodie, su cabeza medía 2,5 centímetros. Estaba en contacto con una capa de grava y ligeramente corroída, mientras el resto del clavo seguía empotrado en la roca.
  • En 1851, en Dorchester ( Massachusetts ), durante una operación de minado, las dos partes de un vaso fueron arrancadas de la roca dinamitada. El vaso medía 11,3 centímetros de alto, era de aleación de zinc, con una fuerte proporción de plata según lo que parece, decorado con delicadeza; antiguedad estimada, 100 000 años En aquella época, viajó de museo en museo, luego desapareció…

 

  • El mismo año, en el mismo Estado, en Springfield, el señor De Witt rompió por accidente un trozo de cuarzo aurífero que había traído de California. En el interior se encontraba un clavo de hierro forjado de 5 centímetros, ligeramente corroído, derechísimo con una cabeza perfectamente formada. La piedra tenía un millón de años.
  • En 1851, otra vez, en el Condado de Whiteside ( Illinois ), durante unas excavaciones dos objetos de cobre fueron sacados de una profundidad de 36 metros. Se parecían a un anzuelo y un anillo, viejos de unos 150 000 años.

 

  • En 1865, un trozo de feldespato, extraído de una mina de Treasure City ( Nevada ), contenía restos oxidados de un tornillo afilado. La piedra tenía 21 millones de años.
  • En agosto de 1870, en Lawn Ridge, cerca de Peoria ( Illinois ), junto con dos compañeros, J.W. Moffit encontró una pieza en los escombros de un pozo artesiano que estaban perforando. El Profesor A. Winchell estudió el objeto compuesto de una aleación de cobre desconocida en aquella época. A pesar de la corrosión, la pieza redonda tenía aristas muy netas y uniformes en su espesor. El dibujo representaba una cara femenina coronada y parecía grabado con ácido. En la otra cara, un animal de orejas largas y puntiagudas con una larga cola deshilachada, venía acompañado de otro, parecido a un caballo. En el contorno de las dos caras se divisaban unas letras de escritura desconocida. Encontrada a más de 30 metros de profundidad podría tener entre 100 000 y 150 000 años.

 

  • En el otoño de 1885, un objeto cúbico fue encontrado en un bloque de carbón del terciario ( antiguo de 60 000 millones de años) en una mina de Alemania. El paralelepípedo fue examinado por el Dr A. Gurlt. Según las publicaciones de 1886 sobre este objeto, fue interpretado primero como un meteorito fósil y parece ¡ "trabajado, fabricado" !… El objeto mide 7 centímetros por 7 sobre 4,5 y su densidad es de 7,75. Cuatro de sus caras son perfectamente llanas, y las dos opuestas ligeramente convexas. Una ranura profunda le rodea a media altura. A principios de siglo se le hizo un molde de yeso porque aparecía deteriorado por las diferentes muestras que le sacaron. En 1910 desapareció del inventario del museo de Salzburgo donde se guardaba.  Desde 1950 hasta 1958 se expuso en el museo nacional de Oberosterreichisehes de Linz ( Austria ) donde se conserva también el molde. Pertenece ahora al Sr O.R. Bernhardt del museo Heimathaus de Vöcklabrück en Austria.  Estudios complementarios hechos por diversos institutos científicos de Viena, en 1966-67, 1973 y 1986 sacan la conclusión definitiva que el objeto es de arrabio, no es un meteorito y fue colado en un molde. El objeto ¿ realmente fue encontrado en carbón ? o ¿ procede de una fundición antigua ?

  • En 1891, en Morrisonville en Illinois, al romper un bloque grande de carbón, la Señora S.W. Culp encontró una cadenita de oro de unos 25 centímetros de largo, cuyas extremidades aparecían cogidas en dos trozos distintos.
  • El hierro de Wolfsegg, una pieza de hierro de forma más o menos cúbica hallada en una mina de carbón en Wolfsegg, Austria.
  • Los platillos de Bayan Kara Ula, más conocidos como las piedras de los Dropa o platillos de Dropa; encontradas cerca de Nimu el la región china de Sichuan, en la frontera del Tibet, datadas en 12000 años de antigüedad.
  • La radio china, en Galena, de hace 2.500 años.
  • El Pilar Ashoka en India, al menos del 423 adC.
  • La hebilla de cinturón de China, según se dice de aluminio, datada en 265 adC.

El artefacto de coso:

Una piedra arcillosa dentro de la cual se encontró una bujía
En 1961, los tres copropietarios de una tienda de minerales, en Olancha en California, cuando prospectaban en los montes Coso, hallaron una geoda curiosa.

La ganga exterior de la geoda es de arcilla endurecida, chinas, fragmentos de conchas fosilizadas y contiene dos objetos semejantes a un clavo y una arandela.

En el interior, un cilindro de cerámica está cogido en un manguito hexagonal de madera petrificada, unos fragmentos de cobre separan las dos piezas. En el medio del cilindro está insertada una varilla metálica de dos milímetros de diámetro.

El objeto, tendría una antiguedad que varía entre 250 000 y 500 000 años y fue expuesto durante tres meses en Independance, en el museo de la Eastern California. En 1969 fue vendido por 25 000 dólares.
Fotos con rayos X fueron tomadas :

El martillo de Kingoodie

Escocia, datada de hace 460 a 360 millones de años.

El martillo de Kingoodie se refiere a un clavo encontrado en una piedra en 1844 en Kingoodie Quarry, Escocia.

Sir David Brewster encontró el martillo incrustado en un bloque de piedra del Cretáceo, en la era Mesozoica. En 1985, el Dr. A. W. Medd del British Geological Survey sostuvo que la piedra en la que se halló el martillo era antiquísima arenisca roja (Devónico, entre 360 y 408 millones de años).
Si esta datación fuese correcta, la situaría cientos de millones de años antes de la aparición del Hombre en la Tierra. Por esta razón, se considera al martillo de Kingoodie un «Artefacto fuera de su tiempo».

Los artefactos metálicos fabricados con hierro se oxidan con el contacto del aire, incluso enterrados, en un periodo geológicamente breve. Los artilugios metálicos que se encuentran en las excavaciones arqueológicas no conservan el aspecto primitivo, sino que suelen estar en la mayoría de los casos, cubiertas de una capa de orín rojo, que deja mancha en la tierra que lo envuelve. Queda por demostrar la razón por la que el martillo no se ha oxidado en 400 millones de años.

El martillo de London, Texas

Fue hallado en 1934, cerca de London en Texas, Estados Unidos
Aparecio incrustado en el interior de una roca, lo que en un principio hizo pensar a los estudiosos que tenia una antigüedad extrema. La madera del mango del martillo estaba fosilizada y la cabeza de hierro del martillo se fundia con la piedra. Durante muchos años estuvo en el Museo de Sommerwell de Texas, pero recientemente ha sido objeto de estudio por personeros del Instituto Metalurgico de Columbia, Estados unidos, donde se averiguo que estaba compuesto por un 96.6% de hierro, una pureza que solo puede alcanzarse mediante avanzadas tecnicas metalurgicas.  Ademas los investigadores efectuaron varias radiografias del objeto, y concluyeron que durante su fabricación el hierro fue purificado y endurecido. El problema mayor es que, una vez efectuados los analisis, la roca resulto tener 140 millones de años de antigüedad. Ademas, en fechas recientes otro equipo universitario de Australia tambien ha estudiado la pieza y ha llegado a las mismas conclusiones.

Las esferas metálicas de Klerksdorp

Sudáfrica, datado hace 2800 millones de años.
Las esferas de Klerksdorp son unas bolitas de pirita que se han ido encontrando en Ottosdal (Sudáfrica) sobre estratos Precámbricos de hace 2.800 millones de años por mineros. Estas se exponen en el museo de Klerkdorp.
Se dice que su forma esférica y finos surcos solo pueden haber salido de seres inteligentes. Este punto de vista se recoge en la obra Arqueología prohibida de Michael Cremo.
Sin embargo se dice que probablemente sean nódulos de pirita de origen metamórfico, y nódulos de 'goethita' formados del desgaste de la pirita. En un artículo sobre esto Paul Henrich recalca que las fuentes de Cremo, en cuanto a las esferas supuestamente 'anómalas', eran en realidad las Weekly World News (Noticiales Mundiales Semanales), apenas una fuente seria y reputada.
Empezando por el principio, no es una única esfera, sino unas 200 encontradas en un período de unos 30 años. Las esferas son de acero niquelado, algo que no existe en la naturaleza ni siquiera en los materiales que forman los meteoritos. Las rocas donde se encontraron fueron estudiadas por los geólogos J. R. Mac Iver y A. Bisshoff con técnicas de fechado isotópico y dieron una datación de entre 2.800 y 3.000 millones de años. Son datos confirmados por varios expertos, por tanto la datación se da por correcta en los círculos científicos aunque nadie se explica cómo pudieron llegar ahí unos objetos fabricados de tal antigüedad. --Azhura 02:17 29 dic 2005 (CET)
De acuerdo a Roelf Marx, a cargo del Museo de Klerkdorp, algunas de las esferas que se encuentran en vitrinas de cristal, suspendidas lejos de las vibraciones externas, rotan por si mismas luego de cierto tiempo.

Reflexión final:

Todos estos ejemplos de objetos , y muchos mas no mencionados aqui por falta de informacion, nos dejan con la boca abierta a propios y extraños de los temas del misterio y el enigma.
Personalmente solo puedo pensar en 2 situaciones muy concluyentes:

  • O nuestra ciencia ha estado construyendo sus cimientos sobre bases de carton, como seria el caso de la datacion por el carbono 14 en cuanto a la edad de la materia organica o elementos de investigacion de la edad de los objetos arqueologicos; es decir, que nuestra ciencia definitivamente esta equivocada en muchos aspectos. En pocas palabras, la datacion de la edad arqueologica es un fiasco a nivel academico.
  • O suponiendo que las dataciones fueran correctas, alguien o algo nos miente con respecto a los datos de tiempo de la aparicion de civilizaciones antiguas sobre la superficie terrestre, pero la ciencia oficial o tradicional se hace a “oidos sordos” sobre esta realidad. Se dice que los primeros seres humanos aparecieron hace poco mas de 1 millones de años, eso supone un gran problema.

Quedan asi muchas preguntas en el tintero:
¿Porque se insiste en “tapar el sol con un dedo” cuando de Ooparts se refiere por parte de los academicos?
¿Porque si existen estas evidencias se insiste en tachar a America como “el Nuevo mundo”?
¿Porque parece haberse perdido en el tiempo el conocimiento de la metalurgia de los creadores de estos objetos?
ETC, etc

Alexis Astua 2007

Enlaces y Fuentes:
http://www.latrinchera.org/foros/printthread.php?t=1873
http://www.saposyculebras.com/html/... e&tema=Ooparts
http://esencia21.foros.ws/viewtopic.php?p=479
http://es.wikipedia.org
www.sunesis.ca

Pin It
  • Visto: 2849
 
 
Comunidad Enigmas Costa Rica
Public group · 5,696 members
Join Group
Este grupo tiene como finalidad el intercambio de información y desarrollo del conocimiento en general.