Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

Enigma en el Diquis - La esfera del petroglifo

OTROS FANTASTICOS INDICIOS

En la mañana del domingo 30, ya descansados, empacamos nuestras pertenencias y cancelamos la cuota por la estadía en el  Hotel “Diquis del Sur”, después de degustar un jugoso y voluminoso desayuno.
 


Nos despedimos de los presentes, incluyendo los administradores del Hotel quienes se habían portado muy amigables con nosotros y además muy interesados en la obra de Ivar Zapp.
Camino a casa tuvimos algunas desavenencias en el camino con el automóvil por efecto de la subida del ya temido Cerro de la Muerte, famoso por hacer precisamente que los autos se calienten o tiendan a fallar durante las incesantes curvas e interminables cuestas que a mas de uno marean si no se esta acostumbrado a viajar por estos caminos. Sin embargo, después de un poco de ayuda de buenas personas que aun quedan en el planeta, y un poco de Darma, logramos llegar a casa,  sanos y salvos.

Desde que me involucre en la investigación personal acerca de las esferas de piedra, me sucedieron una serie de sin-cronicidades, que lejos de la coincidencia, y sobrepasando lo anecdótico, nos hacen pensar en un orden universal inteligente, tangible y medible.  Todos tenemos un objetivo inteligente y coherente para nuestra existencia, mas cuando empiezas a notarlo descaradamente en tu vida diaria, tu mente y tu perspectiva cambian. Ves las cosas y los hechos cotidianos de una forma muy diferente y de pronto te polarizas a las cosas  que REALMENTE tienen valor,  como tus raíces, la historia planetaria, tus sentimientos hacia los tuyos y nuestra labor humana como catalizadores de la creación.

En el momento en el que escribo esta serie de artículos, encuentro entre mi recopilación informativa y apuntes digitales, algunos datos interesantes que rodean este mundillo tico de las esferas de Piedra, como los llamados Petroglifos del Diquis, o el de la única esfera que posee un petroglifo aun intacto en el Museo Nacional de Costa Rica, pequeños misterios que ayudan a esclarecer el misterio y que paso a redactar a continuación:

 

LA ESFERA DEL PETROGLIFO:
La palabra petroglifo deriva de su raíz Petro(piedra) y glifo (grabado o esculpido). En las afueras de una de las salas del Museo Nacional, se encuentra una esfera bastante peculiar de unos 70 cm de diámetro, su acabado es muy rudimentario (pobre) y esta partida en 2 probablemente como señal inequívoca de la necesidad de extraer el supuesto oro que guardaba dentro de ella, mediante dinamitacion. En una de sus mitades se encuentra tallado un petroglifo muy interesante.  Esos petroglifos se han hallado en varios puntos de Costa Rica. Representaciones rituales, mapas geográficos y formaciones rituales son algunas de las explicaciones que los investigadores y estudiosos han dado para definir lo grabado en piedra.
El 25 de Marzo de 1979, en la sección Áncora' del periódico La Nación de Costa Rica, el investigador Michael O'Reilly presentó en público su propuesta de que el petroglifo circular encontrado en el montículo principal del Monumento Nacional Guayabo de Turrialba (otro sitio arqueológico importantísimo), en la provincia de Cartago, pudo haber tenido la funcionalidad de calendario de precisión. Con el uso de objetos astronómicos de poca magnitud, daba detalles de fechas como los solsticios, el día más largo del año y la duración de la época de lluvias. ¿Cómo adquirirían los creadores del petroglifo los conocimientos astronómicos necesarios para poder configurar ese tipo de calendario?
Negar la posibilidad de que los pueblos precolombinos tuviesen dichos saberes sin contar con el apoyo actual del telescopio o de otro instrumento visual es el apoyo básico de quienes se mantienen escépticos ante este tipo de teorías. Aunque para algunos dicha negación sería un hecho lastimoso, que nos podría ocultar un posible entendimiento de este hecho. La hipótesis de O'Reilly se sustentaba en fundamentos lógicos y racionales como fruto de un estudio serio, aunque carecía de contexto. A pesar de él considerar el que los antepasados de los actuales nativos de la zona tuviesen conocimientos astronómicos y que éstos fueran plasmados en petroglifos no es una idea tan descabellada.
Adrián Badilla, arqueólogo del Museo Nacional costarricense dice que: "de igual manera podrían haber sido empleadas para representar el Cosmos, pues es claro que manejaban la idea de esfericidad. Pero eso es algo que tampoco hemos podido probar científicamente".
La llamativa posición de la espiral dentro del conjunto y la forma del petroglifo en sí recuerdan  vagamente a las constelaciones de Pegaso y Andrómeda, en cuyas inmediaciones se encuentra otra singular forma espiral: la galaxia M31.
En un artículo del sitio web http://www.geocities.com/Paris/9111/pegasus.html, el autor hace un estudio comparativo de este petroglifo con las constelaciones antes mencionadas de esta manera:
 Puesto que las formas de las constelaciones de Pegaso y Andrómeda, tal como las conocemos, tienen origen en los pueblos mediterráneos, es de esperarse que una constelación precolombina de esa misma zona del cielo reúna un conjunto un tanto diferente de estrellas, formando algo muy distinto a un caballo alado y a una princesa celeste.
Sobre la base de este hecho comparé las líneas y puntos que conforman el grabado pétreo con los agrupamientos de estrellas de esa región celeste, la cual abarca de 43º 07' a -07º 47' de declinación.

 Constelaciones y estrellas más importantes incluidas en este estudio. 

 Constelación basada en el petroglifo. El círculo inferior representa la ubicación de M31. 

 Comparación entre la constelación resultante y el petroglifo.

Puntos concordantes entre ambas figuras. Enumeración de los puntos señalados:

1- Galaxia M31 de Andrómeda 
2- Mirach (Beta de Andrómeda) 
3- Alpheratz (Alfa de Andrómeda) 
4- Ómicron de Andrómeda 
5- HR8632 en la constelación del Lagarto (catálogo de estrellas de Yale) 
6- Scheat (Beta de Pegaso) 
7- Psi de Pegaso 
8- Pi de Pegaso 
9- Algenib (Gamma de Pegaso) 
10- Theta, Iota, Lambda, Kappa, Gamma y Omega de Peces 
11- Beta de Peces 
12- Eta de Acuario 
13- Markab (Alfa de Pegaso) 
14- Homam (Zeta de Pegaso) 
15- Theta de Pegaso 
16- Ancha (Theta de Acuario) 
17- Sadalsud (Beta de Acuario) 
18- Alfa del Caballo Menor 
19- Enif (Épsilon de Pegaso) 
20- HR8313 en la constelación de Pegaso (catálogo de estrellas de Yale) 
21- HR8173 en la constelación de Pegaso (catálogo de estrellas de Yale) 
22- Constelación del Delfín 
?- Figura aún no definida en el contexto astronómico.

Fruto de esta comparación se obtiene una constelación con un total de veintidós estrellas y grupos principales, señalados sin mucha dificultad dado que prácticamente concordaban con los objetos más sobresalientes y las intersecciones de las líneas que muestra el grabado. Así, la semejanza entre ambas figuras resulta evidente.
La agrupación incluye en su composición estrellas pertenecientes a las constelaciones de Andrómeda, Pegaso, Peces, Acuario, Delfín, Lagarto y el Caballo Menor.
De esta lista de puntos concordantes es el punto 13 uno de los más singulares, ya que presenta una espiral unida a un bucle, sobresaliendo por su tamaño del resto del grabado. He identificado este punto con Markab, la estrella alfa de Pegaso y por tanto la más brillante de esa constelación. El resaltar de esa manera dicha estrella se debió probablemente a que quién grabó el petroglifo la consideró relevante por razones que ignoro.
Tampoco pude definir la figura de la parte inferior derecha, cerca de la espiral, ya que no logré relacionarla con un conjunto u objeto astronómico de esa zona del cielo que se le asemeje.
Debo resaltar el hecho de que al encontrarse inscrito el petroglifo en una esfera es posible reproducir el movimiento aparente, que con motivo de la rotación de la Tierra, describe la constelación en el cielo durante la noche. Haciéndola rodar de derecha a izquierda, sobre un eje situado bajo el petroglifo, que equivale al punto norte estelar fijo, se obtiene una representación del movimiento este-oeste que describe dicha constelación. Estaríamos entonces no solo ante una carta astronómica, sino más bien ante un rudimentario pero práctico planetario.
Después de enumerar estos indicios creó que quedaría aún un detalle por resolver: ¿Cómo se enterarían los creadores del petroglifo de la forma espiral de M31 sí, a pesar de que esta galaxia es visible a simple vista solo se aprecia como una pequeña mancha gris en el cielo?
En cuanto a la figura que podría representar la constelación, resulta difícil de interpretar dada su complejidad, pero parece sugerir una forma zoomorfa, quizás la de un cuadrúpedo. Dentro del contexto de la fauna americana podría representar un perro, un jaguar o, tal vez, un mono.
Además, no es la primera vez que se da una interpretación de carácter astronómico a los petroglifos en Costa Rica.